Inicio » Viajes » Antigua, Guatemala
Foto Antigua Guatemala

Antigua, Guatemala

Parte I

Visité Guatemala en Junio 2014 cuando me encontraba en Panamá por trabajo. Porque el fin de semana no permitía más, tuve que decidirme por un lugar específico. Una visita de médico (rápida) como le decimos en Portugal. Aconsejado por una amiga Guatemalteca residente en Panamá elijo como destino Antigua Guatemala, un pueblo colonial cerca de 45 minutos de la capital del país, Ciudad de Guatemala. ¡Qué pueblo peculiar! Muy al estilo de muchas otras ciudades coloniales españolas, Antigua es un viaje en el tiempo. Los Españoles llegaron ahí en el inicio del siglo XVI y ahí construyeron diversas iglesias que son de visita obligatoria para los amantes del arte Renacentista/Barroco. Interesante admirar también la inclusión de elementos culturales locales (cacao, maíz, café, etc.) en las fachadas de las iglesias. Visité la Iglesia de la Merced y la Catedral, pero había muchas otras. Mi guía era formado en Historia y adicto del simbolismo: en una fachada de una iglesia “veía” mucho más que cualquier guía que tuve. Todo era simbólico y le cautivaba la atención. Y a mí, por consecuencia, también. Merecidamente reconocida por UNESCO desde el año de 1979 Antigua guarda una mezcla de Cultura Maya y de Cultura Española. Las dos coexisten, hoy en día, en perfecta armonía. Supongo que no siempre fue así. La geografía también es muy interesante y merece una nota aquí: el volcán de agua, adormecido hace muchos años, observa calmamente a la ciudad en su rutina diaria. Hay un punto estratégico donde se pueden observar los dos, es el cierro del monte. No se lo pierdan please. Sobre todo por la mañana muy temprano, porque el silencio ayuda a la contemplación.

Los restaurantes y principalmente las posadas te invitan permanentemente a entrar. Sus patios, jardines y decoración son extremadamente ricos. Me impresionó la cantidad de arte sacra expuesta en los corredores, de muchísima calidad e increíblemente en comunión con los demás elementos escénicos. El Hotel Casa Santo Domingo, antiguo convento que albergaba los seguidores de Santo Domingo de Guzmán, es actualmente una de las Posadas más lindas de la ciudad, se pueden visitar sus ruinas o solamente cenar en su restaurante. En el website del hotel escriben: “Cada rincón de esta casa, cada piedra, cada imagen, cada pieza que integra este inigualable conjunto es una página perdida en el tiempo, que se une a otras para formar un hermoso capítulo del gran libro de nuestra historia.” ¡Totalmente de acuerdo!

En las calles de piedra muchos niños juegan descalzos, gritan, viven todavía una libertad pura que me hizo recordar mis tiempos de niño en el interior de mi país. Huele a café por todas partes y en eso Guatemala es especialista. Produce de los mejores cafés del mundo. Si les gusta el tema no dejen de hacer un “mini curso/tour” por allá, por ejemplo en la Finca Filadelfia. No puedo dejar de mencionar otra de las principales actividades de Guatemala: la extracción de minería sobretodo de jade, una piedra preciosa en general verde con la cual los Mayas hacían sus máscaras para rituales. En Antigua abundan las joyerías especializadas en esta piedra tan simbólica, entren en una al menos para escuchar lo que tienen que decir los comerciantes, siempre se aprende algo, ¡al menos el arte de negociar!

Los guatemaltecos son religiosos, conservadores, protocolares, con buen sentido de humor y de acento parecido al mexicano (¡así me pareció!). No sé si por falta de preparación u otra cosa, varias veces noté mucha agresividad, impaciencia y hasta burla, hacia al turista. No de todos los locales obviamente, pero en muchos casos pasó. Pienso mucho por comparación y algo de injusto habrá en mi opinión pero en estos dos días fue lo que sentí. Me falta volver para visitar Tikal, les diré entonces si vuelvo a sentir lo mismo o no.

En Antigua lo más bonito es también lo más simple: caminar. Las calles te impelen a fotografiarlas, todo está bien arreglado no hay basura en el suelo, la gente lleva una vida tranquila de pueblo lo que contrasta fuertemente con la capital muy agitada, contaminada y peligrosa. La pobreza, el analfabetismo, la inseguridad, el narcotráfico y la corrupción son cinco de los mayores problemas que enfrenta el país, y muchos empeoraran lamentablemente. Pero en Antigua la calidad de vida todavía existe. Y me alegro por eso.

(Continua…)

Abrazo,
Vagamundo Portugués

Acerca de Vagamundo Portugués

La sección “De Viaje con Vagamundo” es una colaboración de Vagamundo Portugués, apasionado admirador de Lisboa. Su nombre es Roberto, es independiente y audaz; viaja desde que empezó a ganar su primer sueldo en trabajos de verano, todavía adolescente. Tiene como grandes fuentes de inspiración a los navegantes portugueses del siglo XV que dieran a conocer nuevos países al mundo; al poeta Fernando Pessoa que, tímido y solitario, viajaba a partir de su dormitorio en Lisboa con su enorme poder de la imaginación y a sus padres, por el legado de valores y amor incondicional. Los viajes son una forma de conocer nuevas realidades, nuevas personas y eso ha contribuido en gran medida a su apertura de espíritu y aceptación del otro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *